Consejos para ser un buen anfitrión

Congregar a un grupo de personas en torno a una celebración siempre será un reto, sobre todo cuando no se es un experto y la reunión es en su hogar. Lo más importante es enfocarse en mantener a sus invitados a gusto y que se sientan bien atendidos.

Picture 1 of 3

Puedes tener un puesto para cada comensal o un bufé por donde todos pasen con facilidad.

El éxito empieza al hacer la lista de invitados, pero también tiene que ver con la disposición de ellos en la mesa, la temperatura del lugar, la música que elija, los temas de conversación y, por supuesto, la comida y la bebida.

Aunque hoy en día el protocolo y la etiqueta se han flexibilizado mucho, y las normas de cortesía son cada vez más informales, eso no quiere decir que todo sea permitido ni visto como correcto en el entorno social.

Alegría y buen humor son dos  tips claves para que la fiesta empiece con pie derecho. Invitar y asistir con gusto son pautas importantes para disfrutar de una buena velada.

Para ser un gran anfitrión, no necesita vivir en una casa lujosa. Con la creatividad y el encanto que refleja nuestro propio estilo, y algunos trucos sobre cómo se debe hacer, su fiesta será un éxito. Tenga en cuenta estos 10 consejos para ser el mejor anfitrión.

Forme un grupo equilibrado de invitados y relaciónelos entre sí

Siéntelos de manera que todos disfruten de una velada agradable. Toda lista de invitados debe incluir personas de reemplazo que lleguen en caso de que los necesite.

La lista de invitados 

Para una fiesta o comida informal, puede invitar con un correo electrónico o llamada, que debe hacer con cuatro a siete días de anticipación. Infórmeles si la fiesta es en honor de alguien, así como la formalidad de la celebración y el tipo de traje con el que se deben presentar. Tarjeta a tiempo

Tiempo y duración 

La hora depende del tipo de reunión. Un almuerzo, por ejemplo, dura dos horas y empieza entre las 12 del día y la 1 p.m. El té dura dos horas y empieza a las 5 p.m. Un coctel también debe durar dos horas y se cita a las 7 p.m. Una recepción, unas cuatro horas, y una comida, cerca de tres, empezando a las 9 p.m. La comida tiene un matiz diferente a la cena, que suele comenzar cerca de la medianoche.

Temperatura y música ambiente 

Calcule el número de invitados y la temperatura que se generará cuando el sitio esté lleno. Tenga buena ventilación, ventanas abiertas o un patio habilitado para que puedan tomar aire. Elija desde antes la música que sonará durante toda la velada y encargue a alguien de ese tema.

Todos los detalles 

Para que la reunión fluya y pueda compartir con sus invitados, debe contar con el personal adecuado e instruirlo antes de la fiesta. No es correcto corregirlos en presencia de los asistentes. Asegúrese de tener un lugar dispuesto para guardar las carteras, los paraguas y las chaquetas. Los baños deben tener lindas toallas, jabón, velas y flores, y además oler delicioso. Por supuesto, tener suficiente papel.

El menú y los vinos 

Más importante que ofrecer mucha comida es brindar a sus invitados un plato exquisito. Para ello es ideal comprar productos frescos y de buena calidad. Las bebidas no tienen que ser caras, pero sí deben ir de acuerdo con la comida. El vino no debe faltar y se debe servir a la temperatura correcta: si es tinto, entre 16 y 18 grados centígrados, y si es blanco, entre 7 y 10 grados centígrados. El vino  rosé  y la champaña se sirven a una temperatura de entre 6 y 8 grados centígrados.

Vista bien su mesa 

Revise el mantel y las servilletas antes de la fiesta. No deben estar percudidos ni tener rastros de envejecimiento. Asegúrese de tener  platos, copas y cubiertos uniformes para todos los invitados, y de que no haya piezas rotas o despicadas. Puede tener un puesto para cada comensal o un bufé por donde todos pasen con facilidad.

Una buena bienvenida

Un buen anfitrión recibe y despide a sus invitados en la puerta, a no ser que ellos se retiren antes del final. La puntualidad es una obligación y los convidados tienen 15 minutos para llegar. Salir justo después de comer es mala educación y quedarse por horas, también.

El cierre de la fiesta 

Un regalo en la mesa para cada invitado, un centro de mesa con flores naturales, velas y frutas, un rico postre hecho en casa, ofrecer el vino reservado para días especiales y abrir los chocolates que le llevaron, son detalles que hacen inolvidable una buena velada. Asegúrese de despedir en la puerta a sus invitados, con un abrazo caluroso, un agradecimiento sincero y una gran sonrisa.

25. julio 2012 von Patricia Vélez
Categorías: Celebraciones, Mesa y Cocina | Deja un comentario

Deja un comentario